miércoles, 14 de enero de 2009

Secretos familiares: Primera crisis mayor del año

Si, fue crisis, pero Dios sigue en control.
.
Yo tengo mi propia historia de escape de una vida de abuso en casa, una vida que duró varios años hasta que murió el perpetrador, como consecuencia de haber consumido durante tantos años sustancias adictivas (drogas, es una palabra que queda corta... eso lo explicaré en otra ocasión). En este blog registro en cada entrada, los pasajes importantes de mi restauración, para inspirar a otros, para mostrar como Dios se ha convertido en el padre que no tuve, para recordar cada regalo que he recibido para recuperarme.
.
Pero reconocer que no fui el único que sufrió en casa, ha sido esta semana un dolor muy profundo; una sensación asfixiante y bloqueadora de cualquier otro pensamiento. Dos miembros de mi familia han encontrado su propio rescate en Dios, su escape del abuso y las conductas sexuales nocivas, y han escrito también su testimonio, en gratitud por haber salido adelante. Tales historias llegaron a mis manos... y con leer un par de líneas se abrió una brecha, una conexión en mí hacia el pasado infantil roto, el consumo de drogas, los ambientes abusivos y controladores, y todo el tiempo que consideré perdido en mi vida.
.
Todas las emociones se aglutinaron en mi garganta y mi mente trató de callarlas ferozmente, como en otras ocasiones. Reconozco que no solía ser un hombre que llorara frente a una crisis así; lo hubiera empujado de nuevo al fondo de mi memoria, y mostrado la actitud más 'madura', 'recia', 'dura' de la que fuera capaz. Ahora sentí en mi interior todos los sentimientos contenidos: la inutilidad de no haber podido hacer nada, las dudas acerca de mi culpa, el lamento por los años perdidos, el dolor de saber que alguien a quien amo ha sufrido tan cruelmente y por años (décadas incluso). Siempre supe estos incidentes; son las cosas que suceden en una casa y no se hablan nunca.
.
Sin embargo ahora mi vida es distinta. Cuento con amigos, y pastores que entienden mejor, con quienes pude sacar fuera esto. Sus consejos me animaron a llorarlo (tal vez por primera vez), a no perder a Dios de vista mientras duela, a entender que Dios estaba propiciando este momento para sanar, y que mi dolor y terror se han convertido en camino de ayuda para otros. Mi pastor me ha dejado como 'tarea' hablar abiertamente acerca de esta situación con mi familia, para desterrar al secreto familiar para siempre. Es algo que ya no tiene poder en nuestras vidas.
.
No entiendo por completo todo lo que esta restauración significa. Pero sé que ahora estoy calificado para el trabajo al que me dedico, ayudar a víctimas del abuso, y guiar a otros fuera del pecado sexual. Dios me ha permitido salir adelante. Recupero mi hombría, el valor de vivir, la calma de mis emociones. Tengo a la iglesia, el cuerpo de Cristo, que no es espanta por mi historia. El temor y el odio han disminuido exponencialmente, más de lo que yo hubiera imaginado. Me reconcilio poco a poco conmigo mismo y con mi pasado, sé que puedo convertirme en un buen padre, un excelente esposo y romper con la tradición de los hombres en mi familia. Entiendo a los hombres que lamentan que esto haya pasado en sus vidas. Tengo fuerza, la garra suficiente para salir a pelear por mi libertad y la de otros. Sé que soy sexualmente sano para honrar y satisfacer en una vida matrimonial, y que ésto también es gloria de Dios.
.
Una de estas historias que leí, terminaba:
Agradezco a mi hermano, su ejemplo me inspiró para ser libre...
Whew. Ya he llegado al punto de reconocer que si tuve que conocer el dolor para terminar con el sufrimiento en silencio de otros, y especialmente para que mi familia fuera libre... entonces TODO valió la pena. Lo digo con sumo convencimiento.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Aleluya Ernesto que duro es aprender esto.. pero me das un gran ejemplo

no pretendo que me respondas todos mis comentarios pues has de estar topado de trabajo y bueno se que ahorita mientras escribo estas fuera del pais o de viaje.
ayer cai en la masturbacion..leer todo o bueno casi la mayoria de las declaraciones de este blog por horas me fue como encontrar agua en el desierto del fracaso..

te Bendigo, mi nuevo amigo..
Espero te pueda escibir pronto

[ Ernesto Mejia ] dijo...

Carlos, justo estaba de viaje. Hoy empecé a ver que mi blog tiene ya varios comentarios y que hay más personas que lo están leyendo... lamento que hayas caído en masturbación.

Tenés mi dirección de correo electrónico, podemos comentar allí al respecto, ¿te parece?