viernes, 20 de noviembre de 2009

Envidia en el gym

Regresé al gimnasio. ¡Pero me es tan difícil!
.
Me he encontrado comprándome con otrds hombres. Y la batalla mental se hace bastante difícil, pues debo recordarme que yo tengo el cuerpo que Dios me ha dado, pero al mismo tiempo que yo soy responsable por scuidár las partes de este cuerpo que yo mismo descuidé en el pasado. Debo recordarme que antes de que esto se convierta en tentación, que la salida saludcuentra en la gratitud a Dios por mi propia salud y por mis posibilidades de mejorar mi condición física.
.
Por otra parte, también soy racional, y veo que en muchas formas, yo soy mejor que otros hombres en el gimnasio, como en la resitencia física y en la velocidad por ejemplo. Como diría W, hay ocasiones en las que también es útil compararse. Sin embargo, sé que debo buscar todas mis fuentes de validación en Dios mismo.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Siempre sos bueno en algo, y aun en alguna forma aventajas a otros, que no tienen lo q uno tiene.
me cuesta un ojo de la cara dejar de compararme , mas con la cultura moderna, pero tampoco me veo como antes.
por mi mismo autoengaño me sentia no atractivo, pero luego que añadi algunas cosas como las que mencionas, me di cuenta que si lo soy y puedo darle gracias a Dios por ellas.

En Dios esta la validacion, exelente, creo que para ambos ha sido acido aprenderlo y reconocerlo.
viendo tambien mejoras de esta area desde que comenzo el añ.