viernes, 20 de mayo de 2011

True Lies

Esta es la semana en la que Arnold Schwarzenegger anunció que una de las razones de su divorcio de María Shriver Kennedy, es su infidelidad y el hijo fuera de matrimonio que tuvo con una empleada.

Quién diría.

Como parte de mi trabajo, a veces incluyo en nuestro blog ministerial reflexiones sobre la caída en desgracia de las celebridades. Todos podemos/podríamos vernos reflejados en las tentaciones de esta gente, que al final siguen siendo humanos.

Pero esta vez la reflexión es un poco más personal y confesional. Recuerdo que como pre-adolescente, una de las primeras veces que me sentí atraído a otro hombre, fue con el entonces actor de Terminator.

Me asusté de mi propia mente, y se lo confesé a mi mamá, quien nunca más mencionó el tema (ella era la persona a quien mayor confianza le tenía). Me asusté principalmente del extraño sentimiento de envidia que le tenía a María Shriver - complejos pensamientos para un niño de ±10 años.

Estas fueron ideas que me han perseguido desde entonces, de esas tentaciones que se van luego y uno las olvida. La asociación de palabras o referencia a alguna de sus películas, distorsiona mi línea de pensamiento aunque sea ligeramente. A veces pienso si mi adolescencia hubiera sido distinta si mi confesión hubiera obtenido ayuda relevante para formar mi identidad.

Pero ver a los Schwarzzeneger Shriver como lo que son hoy - gente quebrada como el resto de nosotros, es para mí una especie de cierre de círculo, un momento para sacar esto a luz y empezar a despedirme de la idealización sexual que me hice de niño.

Soy yo ahora el que está empezando una historia; no es una historia de Hollywood, pero me ha gustado cómo se está desarrollando y hay quienes dicen que es una historia genial, muy romántica.

No soy un Kennedy ni un actor famoso, pero sé que esta historia está ahora inserta y conectada con las historias de otros: de pre-adolescentes que hoy necesitan confesar que se sienten atraídos por otros hombres, de historias incompletas por que no cuentan con validación sana de su identidad, e historias de hombres que están destruyendo su matrimonio por pecado sexual, o recuperándose después de ello. Tengo una influencia, mi novia tiene influencia, y somos responsables ante Dios por ello y por nuestro llamado ministerial.

Ahora, mientras yo me encamino a formar un matrimonio, entiendo que sigue siendo necesario sacar cada una de estas tentaciones antiguas a luz, de continuar cerrando círculos, y de esforzarme por que no sea yo quien encubra ninguna mentira verdadera.

1 comentario:

Eduardo Mejía dijo...

Sabes cuando lei la noticia solo se me vino a la mente lo que RM dice: Tu pecado te alcanzara.

Y es cierto, pero me impacto igual pero no tanto porque recorde lo de Cristiano Ronaldo. y por el hecho que yo siempre fui fan de Arnold, de hecho tengo aun sus peliculas y favoritos de mi abuelo y papa terrenal. De hecho de pre-adolecente queria ser como El.
Pues parecia que un hombre de exito.


Pero esta como un momento de mucha crisis lei tambien que ha cancelado sus planes de peliculas y la verdad lastima por el.
Su esposa dañada, total Dios tenga misericordia de ellos.

Ahora, me alegro leerte en esos planes ultimos que mencionas.