sábado, 30 de enero de 2010

Una derrota para el bando de los buenos

Entonces este amigo y yo salimos a almorzar. "Tengo algo que contarte", me dijo. Ya sentados en la mesa, empezó una narración que poco a poco me fue hundiendo en un pozo de incredulidad: "Conocí a alguien, me provee emocionalmente lo que siempre quise, y creo que podríamos tener una relación de por vida. Él tiene algunos años más que yo, y ya se lo presenté a mis papás y a mis amigos, y ya conozco a la familia de él. Llevamos dos semanas juntos. ¿Sabés? No puedo luchar más contra la homosexualidad, y he decidido ser lo que siempre he sido".
.
Extrañamente, no suelo mostrar mayores reacciones cuando algo así sucede. Pero al llegar a mi casa, varias horas después, esta confesión me pegó como una patada de caballo en la cara. El frío de esta confesión empezó a llenarme, junto con un sentimiento de abandono... ¿cómo pudo pasar esto? ¿Desde cuando empezó a germinar esta semilla en su corazón?
.
He tenido que admitirlo, que mi corazón ha llorado esto como una pérdida. Es como tener a un compañero de batalla que se ha rendido por completo. Y tenía que echarlo a perder EN GRANDE, nada menos que con un "noviazgo" gay. Tuve esa sensación, esa idea de "victoria del diablo". Llamé a algunos amigos, necesitaba contarles, y lloramos juntos. Algunos de ellos también me dijeron "Ya lo veía venir, e intenté prevenirlo".
.
Y en medio de lo mucho que duele, entiendo que sí era muy previsible. Nada de mentiras como "así nací, así soy". Esto se empezó a cocinar hace varios meses.
.
Mi amigo dejó de ser totalmente honesto al rendir cuentas de sus atracciones. Ya habíamos hablado de como la relación con su papá necesitaba repararse a través del perdón, y como debía buscar maneras sanas de llenar ese vacío. Empezó a crear máscaras para que otros pensaran que todo estaba muy bien en su vida. Empezó a frecuentar de nuevo a sus amistades liberales.
.
Y entonces, el enemigo presenta la ocasión, en la sus amigos le presentan a otros amigos, de tal manera que conoce a un hombre que le promete una relación de afecto (¿paterno?) -algo que siempre deseó, y sin importar el precio del pecado sexual, lo aceptó.
.
Sheesh... a mí me ha tocado dejar a un lado el dolor, y extender toda la compasión que conozco y más allá, para él. He hecho lo mejor que puedo para estar en contacto, apoyándolo y manifestándole que mi amistad sigue en pie. Y ahora, es más sólida que antes.
.
Pero explícitamente, le he dicho que no estoy de acuerdo con sus decisiones, y que sé que hay un propósito de vida mejor que el que ha abrazado. Confío en que va a estar bien; sé que va a estar bien. Debido a algunas crisis recientes que ha atravesado, ha decidido evaluar lo que está haciendo. Ha dejado muchas de sus máscaras, y a ha decidido buscar ayuda. Está entregando cuentas muy honestas, y con fidelidad. Y gracias a Dios, ambos hemos podido hablar de este tema con mayor apertura, y sin prejuicios. Aquel se ha sorprendido al hallar compasión en los miembros de la iglesia a la que asiste.
.
Sé que en el plan de Dios, todo está tomando forma (no sé que forma), y todo va a estar BIEN.

2 comentarios:

Eduardo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eduardo dijo...

Lamento esto tambien.

Aveces necesitara comprender algo, y Dios permite que se de cuenta por si mismo. ya que hablo y hablo , pero el corazon no atesoro su voz.